Fibromialgia

Fibromialgia y salud psico-física

¿Que es la Fibromialgia?

La palabra Fibromialgia desglosada:

Algio=Dolor

Mio= Tejidos musculares

Fibro= Tejidos fibrilares.

La palabra fibromialgia significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones). Es un síndrome reumático crónico, no inflamatorio, que afecta a las partes blandas del aparato locomotor. Fue descubierto en 1904 por Sir William Gowers, quién lo denominó fibrositis, y está caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos).

No se conoce la causa de esta alteración, pero se piensa que hay muchos factores implicados. Hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de procesos identificables, como puede ser una infección bacteriana o viral, traumatismos físicos (sobretodo si es a nivel del SNC), estrés emocional, cambios de medicación, cambios hormonales. Hay teorías que explican la anormalidad en el cerebro y el sistema nervioso central (trastorno en la percepción del dolor, la línea es más baja), parece ser que la serotonina es deficiente.

Fibromialgia en la población

La prevalencia del dolor crónico musculoesquelético generalizado o extenso en la población general se estima en 10-15% según un estudio realizado en diversos países europeos.

En la población Española, el estudio de EPISER, su resultado es que afecta a un 2,4% de la  población, con un claro predominio en mujeres (4,2% frente al 0,2% en hombres) y un pico de prevalencia entre 35 y 49 años.

Síntomas

  • En la Fibromialgia el dolor es generalizado, aunque existen otras formas similares de dolor regional o localizado (por ej. síndrome de dolor miofascial, relacionado con sobreesfuerzo o micro traumatismos).
  • Agotamiento.
  • Pueden experimentarse algunos de los siguientes síntomas: trastornos del sueño, síndrome del intestino irritable, anquilosamiento y rigidez del cuerpo, dolores de cabeza o de la cara, malestar abdominal, vejiga irritable, parestesia, entumecimiento u hormigueo, dolores del pecho y costocondralgia (dolores musculares donde las costillas se juntan con el esternón), desequilibrios y mareos, mayor sensibilidad al medio ambiente, etc. Los síntomas tienden a fluctuar y no necesariamente ocurren simultáneamente.

Tratamiento

  • Información y educación sobre la enfermedad.
  • Tratamiento del dolor.
  • Actividad física.
  • Terapia psicológica.
  • Tratamiento de enfermedades asociadas.
  • Otras terapias (masajes, osteopatía, acupuntura, terapia ocupacional, nutricionista, etc. )

Deporte y salud 

Realizar una terapia física personalizada en las personas que tienen fibromialgia, hace mejorar su nivel físico, psicológico y social. A nivel físico se mejora la fuerza muscular, la resistencia y la flexibilidad y aumentando así la autoestima. Por ello es importante realizar una buena adaptación a cada persona y que se realice de forma progresiva.

La mayor sensibilidad al dolor, hacen que se vaya perdiendo movilidad articular, resistencia y fuerza derivando en el sedentarismo y el cansancio. Por ello la práctica deportiva de manera regular es un tratamiento eficaz  que  puede ayudar considerablemente. Los 3 conceptos claves a trabajar son, la fuerza muscular, la resistencia aeróbica, la movilidad articular y los estiramientos, cuyo objetivo es ganar calidad física y mental, pero también conciencia corporal.

Se inicia de forma gradual, adaptándose a cada persona, pues una intensidad muy fuerte aumenta el dolor y favorece el abandono.

Los resultados en la actividad física, no son inmediatos, se requiere un mínimo 6 meses para obtener beneficios estables, pero son nutritivos a nivel mental y corporal.

Muchas veces, el planteamiento de la práctica regular del ejercicio en el paciente, es mal aceptado, ya que se siente incapaz de realizarlo o que lo ha intentando en varias ocasiones de forma inadecuada obteniendo resultados incluso contrarios a los esperados, con aumento del dolor o de las contracturas. El ejercicio debe ser correcto y conducido por un profesional específico y siempre bajo la prescripción médica individualizada a cada caso e incluso para cada fase del desarrollo del síndrome.

Beneficios

  • Mayor seguridad en la persona y mayor grado de independencia.
  • Sensación de mejora y más energía.
  • Control y regulación del peso.
  • Disminución del dolor, rigidez y sensación del malestar general.
  • Reducción de la frecuencia cardiaca en reposo.
  • Liberación de sustancias (endorfinas) y otras sustancias que disminuyen la percepción del dolor.
  • Mejora del rendimiento muscular.
  • Aumento de la resistencia cardiovascular y muscular.
  • Mejor descanso nocturno.
  • Regulación del sistema periférico sensorial y el SNC.
  • Mejora de la movilidad articular.

Article escrit per la tècnica esportiva Rosa Domínguez.

Deixa un comentari